Marketing de nostalgia, ¿Es una buena herramienta?

Podría también gustarte...